Quantcast

La copa de la esperanza

junio 1, 2009 · 22:05 | por Loanny Picado · Copa de Naciones, Opinión 

Si me hubieran dicho en diciembre del 2008 que Nicaragua lograría su clasificación a la competencia más importante de la Confederación del Centro, Caribe y Norte América , la Copa Oro, seguro mi respuesta se habría expresado con una frase y sonrisa irónica: “Es un sueño muy bonito, pero que quizás no lograremos”.

Tras muchos fracasos, sueños que no se pudieron consolidar, era lógico pensar que ir a Honduras para la Copa de Naciones, solo se lograría una simple participación, y que clasificar a la Copa Oro estaba lejos. Nadie esperaba una sorpresa, solo la derrota.

El Salvador, el era el primer reto. Recuerdo que la sala de redacción estaba vacía, quizás acompañada por uno a dos personas que esperaban la caída de la selección. La primera sorpresa, Nicaragua estaba atacando, en ningún momento se hecho para atrás, pero la magia en la cancha fue opacada, caía el primer gol en contra y pensé:

“Es el primero, espero que no se amplié el marcador”. Las otras dos personas que estaban a mi lado, simplemente dejaron de ver el partido.

Segunda sorpresa, Nicaragua no bajo el ritmo y buscó sin parar el gol que emparejara el juego. Cuando todo se daba por perdido, Marlon Medina apareció y dio el empate de la ilusión.

Hasta ese momento dije: “Es un buen resultado empatarle a El Salvador”. Sin embargo, aún no daba por hecho la clasificación.

El encuentro más fuerte fue Honduras. Aquí no había esperanzas de un triunfo y el juego se perdió 4-1. Lo extraño en este caso es que no se recordarán los goles de los catrachos, pero sí el del nica Ismael Reyes, que le mereció estar en el Top 10 de Sport Center, el famoso noticiero de ESPN.

Ante Belice fue el tercer choque, esta vez en la redacción había más público. Eran yo y otras cinco personas.
“Ya se le ha ganado a Belice, así que aquí aseguramos el pase”, dije llena de ilusión.

Primera sorpresa, Belice marcó el primer gol y mi gesto fue de indignación. “Cómo es posible que Belice este ganando”, le expresé a un compañero de trabajo.

Nicaragua nunca ha sido buena a las remontadas, así que daba por hecho la derrota. Pero de pronto, Otoniel Olivas hizo un cambio estratégico, entró el jovencito de 19 años, Juan Barrera, quien hizo una jugada individual, digna de verse en las repeticiones. Desde el sector izquierdo y a media distancia superó a los gigantes morenos beliceños y brindó la anotación del empate e ir al repechaje.

La última misión fue ante la herida Guatemala, se debía de aprovechar el momento. Nunca se pensó ganar a los chapines y de manera tan elegante, 2-0, con dos magistrales goles de Samuel Wilson. Esta vez no estaba sola celebrando el triunfo, miles de nicaragüenses también festejaron esa victoria.

Hasta en ese momento, muchos creyeron en la selección, el sueño era una realidad.

Ese puñado de jóvenes que no eran favoritos, pero que llevaban actitud y sed del triunfo llegaron a cambiar esos pasados fracasos por una estimulante esperanza de llegar a niveles que nunca antes se llegó.

Hoy la Selección Nacional de Futbol participará en su primera Copa Oro. Los rivales para la competencia serán México, Panamá y Guadalupe. ¿Se podrá ganar?

“En el futbol todo puede pasar, en la cancha no hay rivales pequeños, esos son los que suelen sorprender”, decía el famoso Carlos Bianchi.

La copa plantea nuevos horizontes, pero también propone nuevos retos, superar lo que se logró. Para la Azul y Blanco será demostrarse así misma y a sus rivales que dejó de ser la “Cenicienta de Centroamérica”, que el nivel puede crecer más de lo que se demostró en la Copa de Naciones.

Nuevamente esos mismos jóvenes viajarán a Estados Unidos a una competencia en la que tampoco son favoritos, pero esta vez no estarán solos.

Ahora los acompañará la fe de miles de fanáticos que estarán viéndolos a través de sus televisores, otros desde los estadios apoyando de manera incondicional a esa selección que ha brindado una nueva razón para festejar, participando en la copa que despierta ilusiones y lo más importante, suscita la esperanza de que el futbol pinolero crece en su nivel y popularidad.


Comentarios con Facebook

Comentarios

5 comentarios en “La copa de la esperanza”

  1. saul on junio 18th, 2009 8:09 pm

    Excelente!! me gusto el articulo , ME GUSTA COMO ESCRIBES LOANNY y sigan pa lante SELECCIÓN ARRIBA!!!

  2. Alvaro Sanchez on junio 30th, 2009 3:53 pm

    Muy buen artículo. Yo también pesaba lo mismo jajaja, pero ahora Vamos NICARAGUA, SI SE PUEDE GANAR EN LA COPA ORO.

  3. Kennet on junio 30th, 2009 3:55 pm

    Excellente articulo debo serte sincero y me sacastes una que otra lagrimita, al igual que vos yo era esqueptico y no pensaba que nuestra sele clasificara y ahora estoy que cuento los dias para irlos a ver jeje

  4. Carlos on junio 30th, 2009 3:56 pm

    Eres la mejor escribiendo de futbol… considerame un fiel lector de tus notas, te leo en la prensa, magazine y ahora en este sitio muy bueno.. VIVA LA SELECCIÓN!!

  5. Cristian on junio 30th, 2009 3:57 pm

    Estaba sola en mi cuarto. No había mucha gente en los apartamentos. Eso pensé. Había un silencio poco común . Un calor insoportable me hizo abrir la ventana y darme cuenta que algo sucedía…Una buena parte de los muchachos que vivían en el piso de arriba estaban en un sólo cuarto reunidos. Claro!!!! Haciendo sus macumbas y bajando a los Dioses! Ahí, me dí cuenta de lo que pasaba. Los nervios y los dedos flojos se apoderaban de todos….Me contagiaron…! El barrio se contagió…El Eco era de groria!!!! No sólo el cronista cantó el gol…, Los escalofríos y lágrimas se sentieron en la mayoría del país…Así poco a poco Nicaragua, en silencio, disfrutó una de esas históricas y aguerridas victorias de “ese puñado” de chavalos que hoy con mucho orgullo y temor, hoy nos representan. Arriba Nicaragua!!!! Arriba la azul y blanco! Gracias Loanny por querer el deporte como yo!

¿Desea decir algo?




XHTML: Puede utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>