Quantcast

Claudia Mojica, máxima goleadora del futbol femenino nacional

julio 21, 2008 · 09:33 | por Loanny Picado · Entrevista 

“El futbol siempre fue todo en mi vida”

650490.jpgFoto: J. Cabrera/La Prensa

Claudia Mojica ha cosechado más de 300 goles en el lapso de una década, consagrándose como la máxima artillera del futbol femenino nicaragüense. Tras un descanso forzoso de tres años por una grave lesión en una rodilla, Mojica regresa al campo de juego para estar en su última temporada y despedirse formalmente de las canchas del futbol.

Sólo tenía 11 años cuando empezó a jugar con el equipo Diriangén. Claudia Mojica era una niña que físicamente no tenía las condiciones para ser futbolista, incluso ni los mismos “buscatalentos” pensaron que sería una buena exponente del balompié.

Nada imposible, siempre y cuando se quiera y se haga el máximo esfuerzo y eso fue lo que Mojica hizo. Tenía la habilidad en sus pies, manejaba el balón con destreza y velocidad, sólo era pulir y encontrar a la persona que le diera la oportunidad de demostrar su talento.

Como todo futbolista, su primera escuela fueron esas calles escabrosas en los barrios de Diriamba. La música sonaba resonante en sus oídos, eso la hacía bailar con el balón, una completa sinfonía futbolística que demostraba un brillo genuino de una nata guerrera del balón.

El balón levantaba el polvo del pavimento y Mojica sonreía, en medio de los varones ella no se sentía diferente, aprendió las reglas más fuertes del futbol en las calles, para luego llevarlas al campo, donde las ejecutó con estilo y destacó para que el engramado le rindiera homenaje.

“Aprendí a jugar el futbol en las calles, sólo con los muchachos del barrio, por allí siempre andaba. Mi pasión por el futbol venía de familia, mis tías lo jugaron y yo quería jugar porque me apasionaba, era sólo eso, pero nunca pensé que esto se convertiría en mi vida “, relata Mojica.

“La Pibe” tenía 12 años y jugaba para el equipo B del Diriangén. Mojica empezaba a vestir el uniforme rojiblanco, pero no los defendía en el campo como titular, el banquillo estaba bueno para empezar, más no era satisfactorio.

“Era de la banca, y siempre entraba en el segundo tiempo, no me aguantaba las ganas de jugar”, recuerda con mucha emoción.

Una sonrisa pícara, casi de una niña de 11 años, se refleja en el rostro de Mojica cuando se le pregunta de su primer campeonato. Fue un momento inolvidable, ella anotó el tercer tanto del juego para las Caciques y fue la oportunidad que le dio el despunte en su carrera futbolística.

“Nunca olvidaré ese juego, era 1991, la final frente al Americano. Anoté el tercer gol, el del empate, al final ganamos por penaltis, y al siguiente día mi nombre y mi foto apareció en todos los diarios del país”, explica.

Claudia guarda esos diarios con aprecio, casi un tesoro. Ella expresa que ese juego será el que más recuerde, pues fue desde entonces que Claudia “la goleadora” Mojica surgió y se quedó grabada en las canchas del futbol femenino pinolero.

Luego de ese partido, ¿qué pasó con Claudia?

Todo era un sueño, empecé a ganar torneos, trofeos a jugadora más valiosa, líder goleadora, me gané mucho respeto en el futbol.

Llegaste a ser la mejor jugadora del país. ¿Cómo tomaste ese hecho?

Gracias a Dios nunca se me elevó a a la cabeza el hecho de haber sido la mejor por muchos años. Siempre lo tomé como un honor y gran responsabilidad. En cada partido se esperaba mucho de mí y que yo recuerde nunca decepcioné, siempre me entregué en cuerpo y alma al futbol, lo di todo por este deporte.

Estuviste en Diriangén, pero tu tope fue en la UCA, allí ganaste tres campeonatos de equipo y goleo.

Cuando me fui del Diriangén fue porque en la UCA me ofrecieron una beca y estudiar era otra de mis prioridades. Leonel Guido me prometió que me daría esas facilidades y jugué varios años con esta universidad. Fue una gran experiencia, Guido es un excelente entrenador.

¿No tuviste reproches del Diriangén?

Bueno, vos sabés que en esto uno nunca quedaba bien y ellas pues se molestaron un poco, pero es normal, jugué con ellas mucho tiempo y de repente me voy, eso a ningún equipo le agrada, pero al pasar el tiempo se calmó todo y ellas saben que el Diriangén siempre será especial para mí.

Has retornado al equipo, es aquí donde iniciaste. ¿Es aquí dónde acabará todo?

Vos lo dijiste, es aquí donde comencé y pienso terminar mi carrera.

¿Qué representa para vos el Diriangén?

Es mi equipo, mi casa, la que me vio crecer… (sonríe)

Luego de la UCA, fuiste a la UAM. ¿Eras la jugadora más codiciada por los equipos de futbol femenino?

Pues sí, con ellas gané otro campeonato, pero quería intentar en otro equipo, eso fue todo.

Y luego volviste al Diriangén, nuevamente. En esa época se hablaba de inestabilidad tuya.

No era eso, lo del regreso al Diriangén y luego volver a la UAM fue una locura mía, se me fue la onda, todo ser humano tiene sus desenfrenos.

Desenfrenos, eso también se refiere a las indisciplinas.

Mis únicas debilidades eran las fiestas, eso nunca lo he negado, pero en el juego yo siempre fui y soy la más responsable, nunca quedé mal. Era muy disciplinada en mis entrenamientos y partidos, hacia mi trabajo, pero nunca trasladé mis fiestas al campo de juego. Era joven. ¿A qué jovencita no le gusta divertirse sanamente? No era una monja, sólo me gustaba salir con mis amigas eso era todo. Una vez en la cancha la historia era distinta, yo era la jugadora, hacía goles, ganábamos y ese era mi trabajo, nunca lo fallé.

Ese concepto ahora no lo cumplen muchas jugadoras, las fiestas suelen afectar el juego.

Sí, eso es cierto, no hay mucha entrega ahora por la camiseta que vistes. Eso se ha perdido.

¿Eso marcó la diferencia con la generación de Claudia Mojica?

Creo que sí. Te pongo un ejemplo: cuando ganamos la medalla de bronce del Campeonato Centroamericano, todos pensaron que no ganaríamos nada. Costa Rica nos había goleado, pero llegamos a los otros dos partidos y ganamos, luchamos con todo ante Honduras como las mejores.

Eso se llama esfuerzo, amor a la camisa que vistes. Vos debés entrar a la cancha y dejar todo allí. Hoy cuentan con más apoyo, deberían rendir mejor y entregarse más a sus equipos.

Amas el futbol por la manera que te expresas.

El futbol siempre fue todo en mi vida. En la universidad, en la calle, en cualquier lugar donde estaba respiraba el futbol. Claudia Mojica era futbol, mi mundo se tradujo a esa palabra, futbol.

¿Y hoy lo sigue siendo?

Ahora es compartido, tengo trabajo, me gradué y he regresado para despedirme del futbol, pero sólo de manera competitiva.

Volviste luego de tres años de retiro obligado.

Fue horrible, me lesioné la rodilla y me habían dicho que me olvidara del futbol.

¿Qué sentiste cuando te dijeron que no podías jugar?

Terrible, es indescriptible, el futbol lo era todo en ese momento.

¿Cómo te recuperaste?

Me hicieron dos operaciones. El doctor Sergio Chamorro me operó y parece que hizo magia, mi rodilla está muy bien ahora, pero aún tengo miedo que me golpeen mal y me vuelva a lesionar, no quiero pasar otra vez por operaciones y terapia.

¿La etapa de recuperación no fue la mejor?

Es algo muy difícil, te sientes inútil, no puedes caminar casi un mes. Recuerdo que mi madre lloraba, esos momentos fueron muy duros. Veía mi cuarto lleno de trofeos y los recortes de los diarios, eso me daba nostalgia.

¿Ahora estás de vuelta?

Así es, ésta será la temporada de mi despedida oficial del futbol y del Diriangén.

Una goleadora por naturaleza

Claudia Mojica es la máxima exponente del gol del futbol femenino en Nicaragua. Hasta la fecha Mojica mantiene el récord de goleo nacional y centroamericano. En una sola temporada marcó 62 goles, algo que ni un jugador masculino ha podido romper.

Mojica es lo que se define en términos futbolísticos en una goleadora por naturaleza con el arte y capacidad intimidante de anotar desde cualquier área del campo en el momento menos esperado.

Aniquiladora, sabe conocer con exactitud por dónde moverse, cuándo atacar, cómo colarse en espacios estrechos y al final fundir el esférico entre los tres palos de la arquería.

Fuiste una de las mejores delanteras de Centroamérica.

Sí, hasta me convocaron para hacer una Selección de Centroamérica, eso fue fantástico.

Ahora que regresas, ¿creés que tengás la capacidad de medirte ante las nuevas figuras del futbol femenino?

Hay muchachas de mucho potencial. Está Modesta Rojas, Yulissa Acevedo, ellas están anotando mucho y están surgiendo con mucha fuerza. Mi regreso es para jugar por última vez y retirarme formalmente, y tengo la capacidad para jugar con tenacidad y fuerza.

Existen muchas jugadoras que te vieron jugar y que continúan activas. ¿Cómo te miran ellas?

Al inicio estaban dudosas por mi lesión, pero en el primer juego anoté dos goles, ya ellas están atentas, no se confían de mí, creo que me tienen respeto, saben lo que puedo llegar a ser si me dejan libre.

¿Y las nuevas futbolistas?

Ellas por lo menos han escuchado hablar de mí, y si no ya me conocerán (lo dice con mucha simpatía).

Te diré algunas palabras y vos me decís qué pensás cuando las digo.

Será interesante.


Comentarios con Facebook

Comentarios

¿Desea decir algo?




XHTML: Puede utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>