Quantcast

Y después del futbol…

abril 19, 2008 · 16:06 | por Loanny Picado · Crónica 

En consulta con el doctor Sergio Chamorro, exarquero del Real Estelí

El sofocante sol abriga entre sus brazos calurosos a decenas de personas en la sala del hospital Roberto Calderón, en espera de ser atendidos por el médico que les alivie el dolor y les de la fórmula mágica que les sane una rodilla quebrada, un brazo safado, o una pierna infectada.

-“¡Allí viene el doctor, allí viene!”, se escuchaban los murmullos desde el pasillo hacia la sala de traumatología y ortodepía.

Es miércoles, como todos los días para el doctor Sergio Chamorro será de mucho trabajo. pero éste en especial toca atender a muchos pacientes.

-“¿Haber qué hay, qué hay?”- pregunta Chamorro

Y una señora que tenía envuelto su brazo estaba sentada en la sala, se llamaba Martha. No mostraba tener dolor alguno, a pesar que andaba dislocado el brazo, pero una vez que Chamorro la traslado a la camilla donde le pondrían el yeso, su rostro era la imagen del sufrimiento físico, como ese jincante que se mete en las entrañas y hace sentir que los segundos son eternos. Nada mal para empezar la mañana.

Sergio Chamorro jugó futbol casi toda su vida, 20 años siendo arquero, primero del Walter Ferreti y luego del Real Estelí y hace unos meses le dijo un adios no tan definitivo al futbol.

-¿Extrañará las canchas, doctor?

-“Mmm. Siempre juego, pero ahora sólo en la mecca en una liga para veteranos”, contesta con una hermosa sonrisa.

-¿De portero?

-“No, lo mejor es eso, soy defensa central y el más joven del equipo.”

-Es decir que la mayoría son ancianos (le comento en tono de broma).

-“Jajaja.. nunca se burlen de los viejitos, yo tengo 36 años y estoy entero”- contestó.

Luego de la breve charla entró otro paciente, se llamaba Giovanny Tellerías, quien hace dos años y medio se estrelló en motocicleta contra un fulgón, pero milagrosamente sobrevivió.

– “¡Que buena suerte tiene, era para que perdiera la vida!”- comente a Tellerías

– “Sí, pero el doctor Sergio es excelente médico y buena persona, desde que me opera me he siento mejor”.

– “A ver, otro”, decía el doctor.

En menos de 30 menitos, el doctor Chamorro había atendido a cinco pacientes y faltaban muchos más, parecía que la fila nunca terminaría. Y en eso aparció Jorge otro fracturado. Así es el trabajo de Sergio Chamorro tan complejo, cansado, pero fascinante como el futbol.

Casualmente dos días después de la consulta, Chamorro tuvo que atender a esta servidora, luego que me lastimaran el tobillo en un partido de futbol.

-¿Y podré jugar para el domingo?

-“No lo creo, mínimo 20 días sin jugar, luego veremos”, fue la noticia que me dio Chamorro.

Pese a que será difícil no tocar el balón durante ese lapso, órdenes son órdenes y no hay duda que la magia existente en las manos del doctor Sergio ha sanado a muchos pacientes, ellos mismos hablan de esos milagros, hechos que también se expresaron durante más de 20 años en el campo de juego para estar entre los mejores arqueros que ha producido el futbol nacional.


Comentarios con Facebook

Comentarios

¿Desea decir algo?




XHTML: Puede utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>